¿Cómo está Nueva York? – Mi visión de la situación en la Gran Manzana

¿Cómo está Nueva York?

“¿Cómo está Nueva York?” es una pregunta que recibo prácticamente a diario. Nueva York aparece continuamente en las noticias pero, ¿cómo se vive la situación realmente en la ciudad? ¿Qué se siente al pasear por sus calles y cómo viven los neoyorquinos la pandemia? Me gustaría contaros mi experiencia personal en Nueva York, y explicaros cómo la crisis está también teniendo un impacto positivo en la ciudad.

Las calles de Nueva York

La sensación que se tiene “en la calle” es distinta según el barrio. No todos los barrios han sido afectados de la misma manera. Por ejemplo, en Williamsburg, Brooklyn, hay mucho movimiento, y a penas hay diferencia con lo que era antes de la pandemia. Otros barrios, como East Village, donde normalmente viven muchos estudiantes, y los sitios donde hay oficinas, están prácticamente desiertos. Esto ha afectado a los restaurantes y tiendas de la zona, y también a las áreas que dependen en mayor medida del turismo. Times Square es una sombra de lo que solía ser sin las hordas de turistas. Algunas de las tiendas, como Disney Store, tienen sólo la mitad del espacio abierto al público. Otras que normalmente abren hasta tarde, tienen ahora horario reducido. Sin embargo, muchos sitios están más animados durante el fin de semana que entre semana. Esto sucede tanto en atracciones turísticas y hoteles, como en restaurantes y bares.

Mascarillas en Nueva York

El uso de mascarillas es obligatorio en todas partes, y cuando vas paseando por la ciudad, llama la atención que el 99% de la gente lleva siempre la mascarilla puesta. Sobre todo en la calle y en los parques, pero también en la bici y cuando corren. Esto es sin duda el efecto que ha generado la promoción excesiva del uso de la mascarilla, aunque los neoyorquinos son por lo general muy concienzudos y hacen lo que se espera de ellos.

¿Cómo está Nueva York? - Mascarilla ¿Cómo está Nueva York? - Little Italy

¿Cómo están los neoyorquinos lidiando con la situación?

Creo que es importante tener en cuenta que hay una gran diferencia entre la situación en Nueva York y la situación general en Estados Unidos. Nueva York ha sido estricto desde que comenzó la crisis, y como resultado se ha conseguido mejorar la situación más rápidamente y tiene ahora la tasa de contagios más baja de los Estados Unidos. Lamentablemente, ahora se está produciendo una segunda ola que golpeará de nuevo la ciudad. Sin embargo, conociendo a los neoyorquinos, seguro que se ciñen a las medidas que se apliquen lo mejor que puedan minimizando así los daños. Los neoyorquinos han cambiado su estilo de vida (temporalmente). Piden comida para llevar en vez de ir a restaurantes, organizan mercadillos de intercambio de ropa en sus apartamentos en lugar de ir de compras, y tienen una estantería con libros compartidos en la recepción para no tener que ir a la biblioteca. La mayoría de gente trabaja desde casa y ha reducido al mínimo las visitas a familiares y amigos.

Naturalmente, la situación está siendo muy difícil para los negocios en Nueva York. Veo a mi alrededor a muchas compañías en las que sólo han quedado los propietarios. Los empleados asalariados han buscado trabajo de manera temporal en alguna otra parte con la intención de volver cuando el negocio remonte de nuevo. La lealtad que los empleados mantienen a lo largo de la crisis es inspiradora. Mucha gente también ve nuevas oportunidades, y como consecuencia están surgiendo muchas start-ups de éxito.

Personas sin hogar en la calle y edificios tapiados

Nueva York nunca me ha intimidado, pero debido a la situación que está viviendo la ciudad, las personas sin hogar en ciertos lugares se notan más que antes. Esto a veces provoca situaciones un tanto desagradables. En muchos casos se trata de personas con problemas de salud mental, pacíficas pero muy ruidosas. Sin embargo, a menudo hablan entre ellos y no tanto a «forasteros». Se han abierto muchos albergues adicionales para personas sin hogar en hoteles vacíos, lo que soluciona parte del problema. Además de esto, varios restaurantes y tiendas de muchas zonas han sido tapiados con paneles de madera. Algunos porque han cerrado permanentemente, y otros siguen abiertos, pero tienen seguridad adicional a causa de las protestas relacionadas con Black Life Matters y las recientes elecciones. En las últimas semanas han quitado más paneles y la ciudad parece más “abierta”.

Hacer turismo en tiempos de corona

Como prácticamente no hay turistas en Nueva York, los puntos emblemáticos están muy tranquilos. Casi no hay visitantes en las atracciones. Por lo que yo he experimentado, sólo el Edge, que abrió en primavera, está un poco más animado, pero en los demás sitios he podido entrar directamente ya que era uno de los pocos visitantes que había. Si tienes la oportunidad única de visitar Nueva York en estos momentos, hazte con un pase de descuento. Así no tendrás que comprar tickets por separado y aprovecharás mejor tu tiempo.

Comer en restaurantes

El interior de los restaurantes está cerrado de nuevo, pero estas últimas semanas han podido abrir con capacidad limitada en el interior. Esto hace que todo esté muy tranquilo. De hecho, una vez fui un día entre semana a Grimaldi’s, en Brooklyn, y era el único comensal. Para compensar la capacidad limitada en el interior, los restaurantes tienen permiso para poner mesas en la calle. Hay siete calles cerradas al tráfico para que las terrazas tengan más espacio. Los restaurantes intentan compensar la pérdida de clientes en el interior añadiendo radiadores exteriores, por ejemplo, pero aún así todo está muy tranquilo. Sobre todo en los barrios donde había normalmente mucha gente trabajando en oficinas, los restaurantes están prácticamente vacíos.

¿Cómo está Nueva York? - Little Italy ¿Cómo está Nueva York? - Tienda abierta

Viajar de nuevo a Nueva York

Cuando las fronteras abran de nuevo y los primeros viajeros lleguen a Nueva York, es muy probable que noten el gran golpe que ha sufrido la ciudad. Sobre todo aquellos que ya conocen Nueva York, será una experiencia totalmente distinta a la que están acostumbrados. Además, inevitablemente, pasará mucho tiempo hasta que el turismo vuelva a ser lo que era. Sobre todo en los primeros meses todo estará mucho más tranquilo de lo normal. Esto, sin embargo, tiene una ventaja: hacer turismo en Nueva York será más relajado y fácil después de la pandemia.

Conclusión

Personalmente, creo que hablar de cómo es la situación real en Nueva York depende mucho de la manera en la que lo mires. Verás lo que quieras ver. Yo adoro Nueva York y también veo el lado positivo que esta situación ha traído. Los alquileres, en general, han bajado abruptamente. Hasta un 50% en comparación a comienzos de 2020. Esto ofrece una oportunidad única para pequeñas empresas y emprendedores con grandes ideas, y para aquellos que quieren empezar una nueva vida en Nueva York. La ciudad será “reseteada”. A pesar del duro golpe que ha sufrido (y todavía está sufriendo), la nueva situación trae también muchas oportunidades. Yo preveo un renacer de Nueva York después de esta crisis, con grandes oportunidades para muchos.

Si sigues navegando en esta página, consideramos que aceptas el uso de cookies y la Política de Privacidad. Lee más aquí.

Suscríbete a mi newsletter


Buscar tickets
de
hasta
Buscar Tickets